Carlos Pérez nos deleita con una exposición individual en la que reelabora imágenes, en ocasiones de origen fotográfico, derivadas de la observación directa de la realidad pero también de la Historia del Arte, el mundo de la publicidad, la prensa, la moda, la arquitectura o el cómic, manipulándolas para narrar historias o sentimientos que trasmitan sus inquietudes e intereses sociales, morales o puramente estéticos siempre con una intención crítica e irónica.