EL GYOTAKU GRABADO Y LA HUELLA OBJETUAL.


Proceso ideado por José fuentes en el 2019.
Una de las formas más atractivas de la creación artística es el captar la realidad es a través del registro de huellas o improntas de los objetos que nos rodean. Al igual que la fotografía, es una forma de copiar la realidad exterior pero en este caso más antigua y con claves distintas. Las huellas
son un registro de superficies tridimensionales de objetos que se convierten en imágenes planas que quedan registradas sobre papel. Hay numerosas formas de registros de huellas entre las que están el Gyotaku y el registro por transferencia. En ambos caso la huella se registra sobre un papel a partir de entintar el objeto y transferir la tinta del objeto al papel. Este modo de obtener registros de huellas conduce a obtener una imagen única o monotipo impreso sobre el papel.


Este proceso ha sido ideado por José fuentes en el 2019. En este Curso se da a conocer un proceso de en el que el registro de la huella se lleva al metal y se le aplica un proceso por el que la huella se convierte en un grabado que nos permite obtener un gran número de pruebas iguales.


En el Gyotaku tradicional se aplica una tinta al agua sobre el pescado y colocamos sobre el un papel que presionamos hasta transferir la tinta de la superficie del pescado al papel. El proceso para obtener el Gyotaku grabado sigue las mismas pautas que el proceso de transferencia de huellas objetuales. Esto nos va a permitir el poder crear imágenes en claves de collage ya que se pueden combinar el registro de pescados o partes de ellos con huellas obtenidas de texturas o de objetos para conformar una imagen. Dado que el proceso cuenta con el mismo producto de transferencia para los dos casos la imagen se puede crear a la vez y después procesarla para obtener grabados todos los elementos que configuran la imagen. Así mismo se podrán incorporar trazos y
pinceladas a la matriz antes de procesarla.


Una de las peculiaridades de este proceso es que las transferencias se hacen con un producto que por su composición y viscosidad no proporciona una precisión muy grande en los detalles. Por otra parte, el proceso nos proporciona una matriz final de cobre que será estampada como un grabado en talla tradicional. Esto abre un campo de recursos de estampación muy interesantes en esta fase del proceso de creación que nos permite llegar más allá en la singularidad estética de los
resultados obtenidos.


Está prevista la creación de dos grabados en cobre de 33 x 50 cm. sobre dos planchas distintas.
También está prevista la obtención de seis estampas, tres de cada matriz de cobre.

Fechas: 3, 4 5 y 6  de junio/2019.

Horario: de 9 a 14 h.

Director: José Fuentes.

Profesoras Matilde Gómez y Luisa Fernanda Gallego.

Plazas: 14.

Precio del Curso: 150 €

Inscripciones: museu.guarda@mun-guarda.pt