Lápiz, carboncillo, hilos y paisaje. Elementos con los que Montserrat Gómez-Osuna inunda La Calcografía. Una agradable sorpresa para nuestros sentidos que nadie puede perderse. Una suerte de paraísos en los que funde el paisaje propiciando un espacio a veces sin límite, casi materia de sueños.