JAVIER PORTO

Madrid, 1960.

 

Empieza a hacer fotos a los 15 años, cuando se compra su primera cámara réflex, en Alemania, posteriormente se traslada a Madrid con veinte años, básicamente se dedica a hacer fotos de gente por la calles y de noche, por clubs nocturnos, y la Movida Madrileña.

 

Con veinticuatro años se va a trabajar a Nueva York, donde trabaja como asistente del fotógrafo norteamericano Robert Mapplethorp durante tres años y con diversos fotógrafos afincados en la ciudad de los rascacielos.

 

En palabras de Pablo Sycet, comisario de la exposición de Porto en La Calcografía: “De resultas de ese trabajo a la sombra de Mapplethorpe, Porto pudo conjugar su presencia como ayudante y testigo en sesiones históricas con su trabajo como fotógrafo a la búsqueda de una identidad propia, sin olvidar nunca sus raíces españolas. Pero, quizás por el carácter receloso de Robert, en muy contadas ocasiones pudo aunar estas dos vertientes: una de esas escasas excepciones a la regla del maestro de no permitir que sus asistentes —como Javier lo era por entonces— inmortalizaran aquellas sesiones con su making off es la que provoca estas líneas escritas como prólogo a una exposición que bien puede calificarse de milagrosa, ya que no solo tuvo que contar con la suerte de poder fotografiar los preparativos, la puesta en escena y la consumación de aquel capricho warholiano de inmortalizar a Keith Haring pintando sobre el cuerpo desnudo de Grace Jones, sino que de seguro también debió encomendarse a los dioses paganos para que aquella conjunción de estrellas y la consabida guerra de egos —y para muestra un botón: Robert le hizo apagar los flashes para impedir que Warhol pudiera hacer fotos en condiciones óptimas— no diera al traste con un goloso encuentro en la cumbre,…”

 

En el año 1987 retorna a Madrid, y se dedica a la fotografía de retrato, inmortalizando a gente de lo más variopinta, pintores, escultores, músicos, escaladores, deportistas, gente de la farándula.

 

Incansable fotógrafo hasta hoy, sigue fotografiando, y descubriendo nuevos métodos y estilos, para depurar su vista, le inspira la simpleza, y los colores aunque la mayoría de su trabajo es en blanco y negro. Receptivo a las nuevas tecnologías, los antiguos métodos analógicos están siempre con él.

 

Entre sus exposiciones destacan las realizadas en: La Térmica. (Malaga), Instituto de América - Centro Damián Bayón (Granada), Círculo De Bellas Artes (Madrid), Centro cultural de Pozuelo (Madrid), Canal de Isabel segunda (Madrid), Galería Binomio (Madrid), Red Gallery (London), Galería Mondo (Madrid), Gibraleón (Huelva), Museo Lai. Gijón (Asturias), Villazan Art Gallery (Nueva York), Madrid Me Mata (Madrid), Escuela de Español de Kosice, y el colectivo cultural Olontiad  de Gibralón (Huelva) (Eslovaquia), Complejo El Águila. "viaje alrededor de Carlos Berlanga". (Madrid), Complejo El Águila. "25 Aniversario de la Movida". (Madrid).