DAMIÁN FLORES

LA CASA MALAPARTE

 

Acehuche (Cáceres),1963.

Trasladándose tempranamente con su familia a Belalcázar (Córdoba). Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid.

Entre las exposiciones realizadas cabe destacar “Homenajes y retratos” organizada por la Universidad de Valencia en 2004; “Arquitectura racionalista en Madrid” en la galería Estampa en 2005, “El viaje y el escritor” que actualmente se expone en el Museo de Arte Contemporáneo, Conde Duque de Madrid.

Su obra está representada en diferentes Colecciones Públicas, cómo el Museo Municipal de Madrid, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Colección Caja Burgos, el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, o la Biblioteca Nacional en su Galería de retratos.

Dos años estuve viviendo en Roma. Durante ese tiempo, intenté sin éxito visitar la casa Malaparte, situada en Capri, rodeada de un paisaje fascinante. La obra fue el encargo del escritor Curzio Malaparte a uno de los arquitectos más afamados del momento , Adalberto Libera. En 1938 –pleno fascismo-  comenzaron las obras en un terreno inaccesible, en Punta Massulo, junto al mar. Me gusta hablar con mis amigos arquitectos sobre la autoría de esta casa, pues no llegó a hacerse como la proyectó su autor. Libera no se entendió con Malaparte y, al final, abandonó la obra. Malaparte pidió entonces la ayuda de Adolfo Amitrano, maestro  de obras de Capri. De ese mal entendimiento sobre la construcción y autoría nació un hito arquitectónico -" La casa Malaparte"- de sonoridad tan apabullante como su imagen encaramada, en la roca, que tu retina nunca olvida. Un edificio inclasificable , como de otro tiempo, hipnótico, no solo por donde está construido sino por su monumentalidad, sin concesiones funcionales, siendo un refugio exquisito con lo mínimo.

Me gusta hablar con mis amigos arquitectos de esa escalera sobre la cubierta que mira al infinito. De los grandes ventanales volcados a un paisaje de fábula. De la chimenea transparente, viéndose el fuego y el mar a la vez.

 Dos años estuve viviendo en Roma y nunca pude conocer la casa Malaparte, pero nunca he dejado de pensar en ella. Estos óleos que presento en La Calcografía son el fruto de esa fascinación, ojalá os hagan viajar a la casa Malaparte.

Damián Flores Llanos